5 lecciones de Marketing de las elecciones norteamericanas

Marketing on septiembre 19th, 2009 Sin comentarios

Las elecciones norteamericanas han terminado y si uno se fija en ellas puede extraer importantes lecciones de Marketing.

Porque la política tiene mucho de Marketing, te está intentando vender algo, está intentando que cuando vayas a votar te inclines por su producto, en vez de por la competencia.

Y el ganador ha sido Obama, y su campaña ha sido un éxito, pocas veces pueden recordar los demócratas resultados como esos y haber pintado tantos estados de azul.

Pero vamos a lo que importa, que son las principales lecciones de Marketing que podemos extraer y cómo aplicarlas.1.- Averigua lo que realmente pasa por la cabeza de tu cliente y hazlo el centro de tu mensaje.

Y era la economía lo que rondaba la cabeza de los estadounidenses, como no, y con la economía han ganado los demócratas. McCain incluso llegó a declarar que si se seguía hablando de economía iban a perder, pero sus intentos de desviar a otros temas, como la seguridad, eran en vano.

NO podemos controlar lo que pasa por la cabeza de nuestros clientes, así que averigüemos qué tienen dentro y hablemos de “eso”, aportemos soluciones para “eso” y pongamos “eso” bien claro en los mensajes de Marketing.Y no otra cosa.

Si nos cegamos intentando hablar de lo que nosotros queremos, de lo que nos conviene o del producto que tenemos (y que no conecta con la preocupación que hay en la cabeza del cliente) entonces sólo tendremos como respuesta el sonido de los grillos.

De hecho cuando McCain se decidió a coger el toro por los cuernos y empezar a hablar y comentar posibles soluciones sobre la economía subió en los sondeos.

Tenemos que bajar a la tierra y comprobar qué pasa por la cabeza del cliente, qué le preocupa y qué es lo que realmente le decide a comprar. Si somos los más rápidos pero nuestro cliente quiere lo que sea más seguro, da igual las veces que repitamos que somos los más veloces o cuánto lo machaquemos en nuestros anuncios, no servirá de nada.

2.- Las personas se identifican con personas.

Es el partido demócrata el que ha movido todo pero la persona con la que se han identificado y seguido es Obama, su carisma, sus maneras estudiadas, sus discursos… es su personalidad la que arrastra seguidores y hace que se impliquen, no los símbolos del partido o la identificación con una ideología.

¿Cuál ha sido uno de los “handicaps” a pulir en este sentido? Precisamente que Obama era tan perfecto y mesiánico que no conectaba con algunos de los votantes que se querían conseguir y hubo que enmendar eso.

Lo mismo pasa en Apple, nada sería lo mismo sin el visionario Steve Jobs, tan admirado y envidiado. La gente no se identifica con contenidos o ideas, puedes poner la solución ideal en la boca de la persona equivocada y nadie hará nada, ni moverá un dedo.

La gente importa, nosotros importamos y vamos a ser una pieza clave a la hora de conseguir vender nuestro producto, de nosotros mismos y nuestra interacción con ellos va a depender que nos elijan o no en gran parte.

3.- Los ataques no funcionan.

Cuando los republicanos comenzaron los anuncios de ataque personal contra Obama encendieron un fuego que les quemó a ellos mismos.

Desde hace bastante tiempo cualquiera con un poco de experiencia en Marketing sabe que el Marketing de ataque puede restar alguna venta al contrincante pero que tú mismo te posicionas muy negativamente en la mente del cliente.

¿Quién quiere comprar a alguien que enseña los dientes y levanta el dedo acusador? ¿Quién quiere estar cerca de esa clase de gente?

Los clientes buscan paz, soluciones a sus problemas, no estar cerca de más conflictos o de quien los genera.

4.- La repetición sí funciona.

“Yes we can” (Sí podemos) ha sido el mantra de los demócratas. “Hope” (Esperanza) su palabra mágica. También desde hace mucho tiempo quien ha estado en contacto con el Marketing sabe que para que un mensaje cale y se haga un hueco en la mente del “cliente” (objetivo que debe tener todo Marketing) la repetición es necesaria.

Un intento y luego no dar seguimiento no sirve de nada.

Esta vez los demócratas han dado en el clavo porque precisamente esos conceptos han sido los ansiados por los votantes, los que encajan con lo que buscan, poder vencer a la adversidad y tener esperanza ante un futuro gris.

Les ha dicho exactamente lo que querían oír, las personas a las que se dirigían han hecho suyas las consignas, han hecho un lugar en su mente asociando el concepto de esperanza con Obama (esta yuxtaposición que se llama es ya terreno avanzado, pero la cuestión es que funciona) y lo han repetido una y otra y otra vez hasta la saciedad.

¿Han visto los discursos? La gente repetía ciégamente la consigna como si fueran una especie de culto.

Al final eso les ha movido a votar “en números nunca vistos antes” parafraseando al propio Obama.

5.- Esto no va de nosotros, va de ellos.

Los discursos de Obama deberían enseñarse obligatoriamente en toda clase de oratoria, persuasión y Marketing. Es un genio cuando se dirige a la multitud y cada palabra que dice tiene un sentido y un fin, pero lo más importante es que constantemente hablaba de las personas y sus problemas no de él y lo magnífico que es. Habla de que esta no era una tarea suya, sino del pueblo, que eran personas como las que escuchaban las que importaban y hacían todo posible, no él.

Moraleja: cuando tengamos una conversación con un cliente cuanto más se hable de él y lo que quiere (tanto por nuestra parte como por la suya propia) más cerca está la venta.

Y es que esto no va de nuestros productos, va de los problemas y deseos de aquellos a quienes nos dirigimos…

No hay respuestas a “5 lecciones de Marketing de las elecciones norteamericanas”

Deje su comentario

Plan de Empresa | Software de CRM | Recursos para Pymes | Pack del Autonomo